¿SAN JUDAS, DÓNDE ESTÁS?

Publicado Noviembre 29, 2019

Por P. Héctor Núñez Gutiérrez, cmf
Comparte en  

Ya conocemos la respuesta, pues está con Dios, está en el cielo.

Pero como vivimos en un mundo secularizado (lo político al margen de Dios, la formación al margen de Dios), hasta nuestra devoción a San Judas puede contagiarse de secularismo (que libre de la borrachera, que encuentre un buen trabajo, que los hijos ya no sean irresponsables, etc.)

Ya ni nos acordamos de preocuparnos de la vida eterna, preocuparnos de Dios. Él no nos necesita, nosotros sí. No vivamos como los saduceos ofreciendo sacrificios a Dios para conseguir de Él los bienes de la vida de cada día, pero sin preocuparse por conseguir la vida que nos ofrece.

Algunos niños están preocupados porque les han dicho que su mascota no se la lleva Dios al cielo, aunque halla sido muy buena y él la quiere tanto, también Dios la quiere dándole la vida que le corresponde. Esos niños se entristecen (y hasta se enojan) porque les decimos que su perrito no va al cielo. ¿Cómo se sentirá Dios cuando mira a las personas que no piensan en el cielo, que no se esfuerzan por conseguirlo, que no buscan estar con él?

Tener una esposa es lo ofrecido por Dios a la mayoría de los hombres para que sean felices. Poner empeño en ser buen compañero de su esposa, poner su empeño para lograr que la esposa se sienta y logre ser la buena compañera, puede ser (Dios quiere que lo sea), algo muy bueno, fuente de gran felicidad. Pero sin dejar en lo mas mínimo de valorarlo hemos de ir viviendo la esperanza de otra vida, en la que Jesús nos dice que seremos como los ángeles.

Será Dios la plenitud de nuestro gozo, y en Él encontraremos todo lo que anhelamos alcanzar.

Comparte en  
Visto 123 veces
Pie

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador