HEAD WEB

ECOS DE LAUDATO SI' PARA EL MUNDO DE HOY

Publicado Diciembre 19, 2019

Por P. Miguel Ángel Portugal Aguilar, cmf
Comparte en  

HACIA UNA ECOLOGÍA INTEGRAL

Alabado seas mi Señor, alabado en todas tus creaturas que esperan su liberación al final de los tiempos y que ya han sido asumidas por la carne creatural del Hijo de Dios en su oblación universal al Padre del cielo.

El capítulo 4 de ésta afortunada encíclica, nos habla de esa integralidad que supone una actitud ecológica, inspirada en los criterios del Evangelio que nos ha sido revelada en Jesucristo víctima oferente agradable al Padre. El Papa Francisco, habla de la “casa común” y ese deberá ser el criterio unificante y unificador para entender esta realidad que vivimos tan complejamente relacionada. Por esta razón hablar de ecología integral supone abordar claramente las dimensiones humana y social.

La actual crisis que vivimos no es dicotómica, es decir por un lado social y por otro ambiental, sino estamos ante una verdadera crisis socio-ambiental. Se vuelve necesaria y hasta urgente una ecología económica que nos proyecte a una perspectiva integral e integradora incluyendo en los problemas ambientales contextos humanos, familiares, laborales; creando interacción entre los ecosistemas y la problemática social. Es desde estos planteamientos, que nos cuestionamos por la calidad de vida humana y no sólo de progreso social, al margen de una ética humana y plenamente reconciliada con su entorno ambiental. 

La ecología social se vuelve necesariamente institucional incluyendo al grupo social primario: la familia, y se extiende a la comunidad local, nacional y se prolonga hasta los ámbitos internacionales. Todo lo que dañe estos niveles produce pérdida de libertad, injusticia o violencia.

La visión consumista tiende a homogeneizar las culturas y debilita su diversidad. Urge incorporar los derechos de los pueblos y cultura, ya que la degradación del medio ambiente puede acabar también con capacidades sociales que durante años han generado identidad cultural y convivencia entre las naciones. Las comunidades aborígenes no son simplemente una minoría en vías de extinción, sino sujetos sociales capaces de decidir en lo que se refiere a sus territorios, en proyectos que deterioren sus espacios.

El Papa habla de una ecología en la vida cotidiana ya que lo que nos rodea condiciona e influye en nuestro modo de ver la vida. Cualquier lugar habitable ha de convertirse en contexto de una vida digna so pena de que el descuido de nuestra vida cotidiana provoque en si misma conductas antisociales y violentas. La calidad de vida de las personas y su adaptación al medio ambiente favorece el encuentro y la ayuda mutua.

En este escenario de visón de visiones sobre la ecología, nuestro Superior General, nos ha interpelado alertándonos que “el planeta tierra y las angustias de los pobres en diferentes partes del mundo, especialmente en la Amazonia, son lo suficientemente fuertes como para ser ignorados”.

¿En nuestra labor misionera por el Reino, cómo nos sentimos involucrados en esta tarea urgente del cuidado de la casa común y de qué manera lo reflejamos en nuestros proyectos comunitarios locales?

Comparte en  
Visto 108 veces
Pie

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador